Blog Personal

  • Arturo Téllez

Agilidad vs Alineación


Agilidad Organizacional

Platicando recientemente con algunos colegas sobre la implementación de un marco de Gobierno de TI en nuestras empresas, encontrábamos algunos hechos relevantes de esta práctica en México

  • Existe una falta de entendimiento por parte de la Alta Dirección respecto al tema de Gobierno de TI

  • Se carece de una cultura de gobierno de TI, pues se presume que las áreas de TI son únicamente encargadas del soporte, por lo que no se percibe la necesidad de establecer controles

  • Los propios CIOs desconocen las implicaciones y beneficios de dicha práctica

  • Muchas de las organizaciones tienen una estructura organizacional de TI (y en ocasiones de la parte de Negocio) poco clara o no definida

Cada uno de nosotros de una u otra manera nos enfrentábamos a estos aspectos al interior de nuestras organizaciones, de tal forma que, hoy tenemos mayor claridad de los beneficios e implicaciones de un modelo de Gobierno de TI, entre los cuales uno de los principales es la alineación de TI con el negocio.

Al final de la plática y del día, me asaltaron otras dudas. Con la implementación de un modelo de Gobierno, ¿se logra conciliar el eterno divorcio que ha existido entre los dos grandes mundos de TI y el Negocio? ¿En qué parte del Gobierno de TI entra el concepto de agilidad? Sin un gobierno de TI, ¿podemos aspirar a lograr la agilidad?

Repasando de principio a fin cada uno de los elementos de Gobierno de TI, buscaba en dónde podía encajar en el rompecabezas la pieza de “Agilidad”. El resultado es que al final no es una pieza que encaje solamente en el gobierno de TI, sino en el contexto total de la organización.

Como ya he mencionado en otras publicaciones, la agilidad no es solo un tema de tecnología, sino que también involucra personas y procesos. Es más, no es solo un tema de la función tecnológica, sino que se extiende a toda la organización en el sentido de generar valor a la empresa y ésta a su vez entregar ese valor al usuario o consumidor final. Es decir, la pieza de agilidad es el lienzo sobre el que se coloca el rompecabezas de negocio y tecnología.

Pero entonces, queda una duda por aclarar… ¿Cómo pasamos de la alineación a la agilidad? ¿Qué requerimos para dar ese salto que pareciera cuántico de un punto a otro? En mi opinión únicamente se logra cuando buscamos una verdadera transformación de la mancuerna TI-Negocio y dejamos de percibirlos como elementos separados e incompatibles. Y una parte de ello, se logra reorientando el enfoque de TI, de ser únicamente una función de soporte a una función de servicio. Solo en la medida que se lleve a cabo un ejercicio formal y estructurado de Planeación Estratégica de TI dirigido a cumplir las expectativas organizacionales y que permita aportar nuevas ideas para lograr la transformación del negocio, podremos pensar que estamos en el terreno de la agilidad y hemos dejado la tan anhelada zona “segura” pero compleja de alcanzar, de la alineación.


© 2020 by Arturo Téllez Mejía

Correo Electrónico de Arturo Téllez Mejía
  • Perfil Facebook Evolución Digital 5.0
  • Perfil LinkediIn Arturo Téllez Mejía