Blog Personal

  • Arturo Téllez

¿Cómo Alinear la Agilidad de TI con el Negocio?


Constantemente se menciona la importancia de la agilidad en TI como consecuencia del dinamismo con el que el negocio requiere responder ante su competitivo entorno. De igual manera se mencionan los beneficios que se obtendrán al ejecutar un proyecto de agilidad, pero muchos de ellos se quedan en el terreno de lo cualitativo y, en consecuencia, en buenos deseos.

El reconocer e identificar los beneficios en términos cuantitativos no es un tema exclusivo de la agilidad. Tradicionalmente, los CIOs en las organizaciones nos enfrentamos al difícil momento de la justificación ante el área financiera en aras de obtener el patrocinio económico necesario. Pocas veces –tal vez por tratarse de temas de infraestructura- logramos identificar cuantitativamente dichos beneficios, aunque en este punto es necesario recordar que, como mencioné en anteriores publicaciones, la agilidad en TI paradójicamente no sólo es un tema de tecnología, también involucra procesos, personas y cultura.

Sin duda existen múltiples herramientas que nos permiten llevar al terreno numérico lo qué obtendremos al final de un proyecto de agilidad ya sea que se trate de crear un centro de datos, transformar uno existente o migrarnos a la nube. De principio, creo que es necesario elaborar un business case que evidencie al negocio qué pretendemos y cómo lo haremos y para su justificación podemos elaborar un análisis de retorno de inversión (ROI) o costo-beneficio.

Ahora bien, una herramienta útil y práctica para comprobar que la agilidad está respondiendo a lo que el negocio requiere puede ser el modelo de balanced scorecard (Tablero de Mando Integral). A través del análisis de las 4 perspectivas que éste incluye, podemos ir de lo general a lo particular.

  • Perspectiva Financiera. ¿Qué busca la organización en términos de rentabilidad y resultados financieros?

  • Perspectiva de Clientes. ¿A qué nichos de mercado nos debemos enfocar para lograr los resultados financieros que hemos establecido?

  • Perspectiva de Procesos. ¿Qué procesos debemos rediseñar o implementar para atender eficaz y eficientemente a nuestros clientes?

  • Perspectiva de Innovación y Aprendizaje. ¿Qué infraestructura técnica y humana debemos tener para ejecutar los procesos necesarios?

El balanced scorecard no es una herramienta recién surgida, pero independientemente de su vigencia, permite “tocar” todos los dominios necesarios que contribuirán a que el negocio obtenga lo que realmente requiere.

No es la única, pero si una herramienta efectiva que nos facilitará la alineación de nuestro proyecto de agilidad y nos alejará de la aparente zona segura de los beneficios hetéreos y no cuantificables.


© 2020 by Arturo Téllez Mejía

Correo Electrónico de Arturo Téllez Mejía
  • Perfil Facebook Evolución Digital 5.0
  • Perfil LinkediIn Arturo Téllez Mejía