Blog Personal

  • Arturo Téllez

¿Está México preparado para el cambio?


Evolución Digital 5.0

A propósito del cambio que está presente todos los días, ¿qué tan preparados estamos en México para el mismo? Y no solo me refiero al tipo de cambio del peso versus dólar, me refiero al cambio en todos los ámbitos; paridad, nuevas tecnologías, desastres naturales, movimientos sociales, nuevas regulaciones. Sabemos que la tecnología es en sí misma un factor influyente en el cambio, pero, ¿cómo nos puede beneficiar en anticipar, y en su caso, mitigar los aspectos negativos del mismo?

Recientemente KPMG en colaboración con Oxford Economics dieron a conocer el estudio global 2015 “Índice de Preparación para el Cambio”. Este informe pretende ser una guía para los inversionistas, sobre cómo 127 países miembros de la ONU se preparan para abordar los Objetivos de Desarrollo Sostenible acordados, y por lo tanto incentivar o prevenir el uso de capital.

La mala noticia es que México ocupa el lugar No. 42, bajando 21 posiciones respecto al informe anterior. Si bien son evaluadas 120 variables agrupadas en 73 indicadores, se concentra en 3 pilares: Empresas, gobierno y sociedad civil.

Este último pilar, se refiere a la habilidad de los ciudadanos en lo individual y de la sociedad en lo general para responder efectiva y oportunamente a los cambios. Capital Humano, Uso de la tecnología, Demografía, Acceso a la Información y Salud entre otros, conforman los subíndices de este pilar. Sin duda, en todos ellos, tenemos mucho camino por recorrer en nuestro país, y aun cuando en todos la tecnología puede estar presente es en el uso de la misma en el que particularmente quiero enfocarme en esta ocasión.

En mi opinión, existen muchas señales del por qué este subíndice es bajo en comparación con otros países. Por ejemplo, en mayo de este año, la AMIPCI en la edición No. 11 del “Estudio de Hábitos de los Usuarios de Internet en México” dio a conocer que existen 53.9 millones de usuarios de internet en nuestro país, lo que representa, apenas poco más del 50% de la población potencialmente usuaria (mayor de 6 años). En promedio nos conectamos más de 6 horas diarias al internet, pero no somos ni más eficientes, ni más productivos, ni más informados pues las redes sociales entre otros servicios de internet se usan principalmente con fines de entretenimiento.

Me pregunto por qué se han puesto tantas trabas a servicios como “Uber” o “Cabify”, cuando uno de los grandes distintivos de la tecnología es el aspecto colaborativo. O porqué las sucursales bancarias siguen saturadas, cuando la mayoría de los bancos cuentan con portales bancarios “funcionales”. O por qué la tasa de ciberbullying va in crescendo -1 de cada 5 niños ha sido víctima- en los años recientes, aun cuando se bombardea con campañas a los adolescentes.

Creo que es evidente que no es la tecnología en sí, sino el uso que le damos a la misma. Como mencioné, este pilar está asociado directamente a las personas en sí, por lo que aquí no hay gobierno, ni empresas en los cuales podamos justificarnos, ni ponernos detrás.

¿Por qué no utilizar el internet para conocer más sobre las causas de la fluctuante economía y prevenir potenciales consecuencias a nivel personal? ¿Por qué no utilizar los medios sociales para construir una verdadera red de colaboración ciudadana más allá de las autoridades? ¿Por qué no emplear Cloud y Big Data para agilizar los servicios médicos privados y/o públicos en casos de emergencia?

Es nuestra tarea como ciudadanos, padres, educadores, líderes, estudiantes, del uso adecuado que se le dé a tecnología y cómo adoptarla en beneficio de cada uno de nosotros en este gran conjunto llamado sociedad.


© 2020 by Arturo Téllez Mejía

Correo Electrónico de Arturo Téllez Mejía
  • Perfil Facebook Evolución Digital 5.0
  • Perfil LinkediIn Arturo Téllez Mejía